¿Qué hacer si un terremoto nos sorprende?

Puede ser cuando menos lo esperemos, en diversas situaciones en las que nos encontremos. Es por eso que el Instituto Nacional de Defensa Civil nos enseña que hacer ante algunas situaciones en las que nos puede sorprender un movimiento telúrico. La idea principal es actuar con calma e identificar una zona segura para tener una respuesta eficaz, eficiente y oportuna.

CÓMO ACTUAR
Si estamos cerca de una ventana o mampara
La recomendación es alejarnos también de aquellos lugares donde colgamos también algunos adornos. Sin son contundentes pueden caer y ocasionar daño.

Si realizamos actividades caseras al interior de una vivienda
Cerrar la llave del gas y bajar la palanca de luz a fin de evitar que suceda algún cortocircuito a consecuencia del sismo.

Y en el caso de estar bañándonos
El riesgo es resbalarnos al momento de salir de la bañera.

Si estamos cocinando y la cocina es a gas
Cerrar inmediatamente las llaves. Con el movimiento puede apagarse el fuego, pero ocasionarse posteriormente explosiones.

Si estamos al interior de un vehículo
Los vehículos deben detenerse y los pasajeros deben evacuarlo. Ya nos ha sucedido en un sismo el año pasado en Ica, surgieron algunos accidentes de tránsito, porque los vehículos seguían desplazándose.

Si estamos caminando cerca a una vía rápida
Se recomienda la detención. Si están en las veredas, trasladarse a una zona segura. Y lo más seguro es la intersección de las calles, es la zona más amplia que tenemos. Si estamos en una avenida bastante amplia con una berma central de jardines, ahí sería excelente.

Si estamos dentro de un ascensor y empieza a temblar todo
Puede darse la posibilidad de que se queden atrapados. Tenemos que mantener la calma y realizar golpes a fin de que puedan identificar que estamos dentro. Recomendamos que sean convencionales, tres golpes cortos, uno largo y tres golpes cortos. También podemos golpear con llaves, va a ser una percusión más fuerte.

Si estamos en la playa, en el mar
Si tenemos dificultad para mantenernos de pie, es un signo de que es un sismo bastante fuerte y el mar se aleja. Quienes estén en zonas costeras, una vez terminado el sismo tienen que evacuar a zonas altas, porque se puede presentar la amenaza del tsunami. Y si no existe, debe ser una evacuación vertical hacia un edificio.

Si estamos dentro de un local de alta concurrencia como una discoteca
Normalmente está en oscuridad y por el volumen de gente, tenemos que salir. El tema está en que se genera pánico. Aquí viene la intervención de las personas organizadas como brigadistas, por ejemplo en un centro comercial, que lideran la evacuación. Si no existe este liderazgo, se genera caos.

Si estamos en la calle con niños y la gente empieza a gritar “¡terremoto, terremoto!”
Si estamos con niños pequeños, no hay que asustarlos. Debemos sujetarlos para conducirnos a una zona segura. Siempre el reflejo del padre o de la madre es mantener la calma, sino los niños se van a asustar.

Si estamos internados o dentro de un hospital
Las zonas donde no se puede ser evacuado son las salas de recuperación, áreas de cuidados intensivos. Por eso justamente se orienta a las zonas seguras. Pacientes que están en condiciones de caminar deben salir a una zona segura. Es importante preservar al personal médico. Se necesitarán las salas de operaciones.

Si estamos en un edificio de más de 5 pisos, ¿debemos bajar por las escaleras rápidamente o quedarnos. Bajamos antes, durante o después?
Si vivimos en edificios altos, lo recomendable es mantenernos en el edificio, en zonas seguras y ya posteriormente bajar. Corremos más riesgo en bajar, podemos perder el equilibrio y tener serios daños personales.

¿Es correcto agacharse y cubrirse bajo una mesa o escritorio?
Esos son procedimientos que se hacen en Japón. En otros países, las construcciones son sismoresistentes. Acá, muchas veces, en nuestras construcciones no se ha empleado la cantidad de material suficiente. Si nos protegemos bajo una mesa, van a caer los escombros y nos aplastarán. En otros países es para evitar la ruptura de vidrios.

Si vivimos en la ladera de un cerro
Hay que evaluar la seguridad de las estructuras de las casas, debemos reforzarlas. Verificar que no existan piedras que puedan caer sobre nuestras casas. Identificar cuáles son las zonas de seguridad y rutas de evacuación, que no estén expuestas a caídas de piedras.

Si vivimos en la selva en casas construidas sobre pilotes
Si los soportes no están debidamente acondicionados, pueden colapsar y la vivienda puede caer. Pero lo particular que tiene la zona amazónica es que los sismos son profundos.

Si me encuentro en una comunidad altoandina
Ubicarnos en zonas seguras, aquellas que estén libres del rodamiento de piedras. Evacuar a campo abierto.

AGREGAR COMENTARIOS:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *